TOMADO DE VICE.COM

En la cultura popular es común creer que hechizos de amor y las brujas “malvadas aunque seductoras” poseen cierta magia sexual y se tiene a malinterpretar con frecuencia. Pero según quienes practican la magia erótica, no es más que otra forma de manifestación mágica. “Tienes una intención y utilizas los orgasmos o el sexo como herramienta para conseguir esa intención en particular”. “No estamos hablando de cómo ser sexy o mejorar la libido. Lo que hacemos es manifestar la magia, utilizar la energía sexual para obtener resultados muy reales”, “La energía sexual es solo energía. Es neutral”.

Pero por el hecho de ser neutral, no significa que no tenga algo particular y es que es extremadamente poderosa. “Con la magia sexual, todo lo que necesitas es llegar al orgasmo y la posibilidad de transformar tu realidad esta a tus pies “

Una de las manera de activar esa magia es mediante el  tantra. Una practica que  se remonta a mediados del primer milenio. En donde también gira en torno al aprovechamiento del poder e incluso al hecho de lograr la iluminación.

sex-magic-how-to-cast-spells-with-your-orgasms-body-image-1481902942

Los usuarios de la magia sexual moderna cuentan con montones de prácticas históricas y culturales en las que inspirarse y muchas de ellas hacen hincapié en la importancia de encontrar lo que más se ajuste a cada uno. En algunas cosas, la magia sexual se parece a cualquier otra forma de trabajo con energía: se sirve de las energías y a menudo quien la practica explota su propia energía espiritual para sanarse. La única diferencia es que la energía que se aprovecha en este caso es la que se libera durante el orgasmo. “El primer paso es tener un objetivo y una intención claros con respecto a lo que deseas”, afirma Luna. “Para mí, cuando mejor funciona la magia sexual es cuando la intención tiene que ver con el sexo, el amor, la confianza, el poder o la fuerza”.

Otras técnicas implican repetir mantras durante el orgasmo, centrarse en los sellos (un símbolo mágico) para ayudar a enfocar la energía e invocar a determinadas deidades. Hathor, Isis y Afrodita son diosas a las que se invoca con frecuencia, pero puedes usar la deidad que más te atraiga, ya que la magia sexual es algo totalmente personalizado e intuitivo. “Creo que es preciso que cada uno encuentre deidades, seres mitológicos o arquetipos con los que se sienta identificado. Para algunas personas eso significa quedarse dentro de su propia herencia o cultura”, explica Cabral. “Personalmente, a mí me gusta trabajar con Venus o Afrodita. La intuición”, añade, “es lo más importante”.

Category
Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *