Las Diez Reglas del Sexo Anal, por Jack Morin es una traducción de Jordi Oller del texto original: Ten Rules of Anal Sex que escribió el Dr. Jack Morin. Este texto es, aún hoy, la referencia más genuina y fiable de todos cuantos podamos encontrar, así como Jack Morín es el gran investigador, pionero y experto del sexo anal.

Jack Morin murió en el año 2013. Doctor en San Francisco, terapeuta sexual e investigador, es el autor de Anal Pleasure and Health: A Guide for Men and Women, y The Erotic Mind: Unlocking the Inner Sources of Passion and Fulfillment (Sin traducción al Español), sin duda obras maestras de referencia en la sexualidad.

CONOCE EL PROGRAMA FEMENINO RE CONECTA

Las Diez Reglas del Sexo Anal por Jack Morin

El erotismo anal está envuelto de un poderoso tabú. Sin embargo, millones de hombres y mujeres – heterosexuales, homosexuales y bisexuales – practican y exploran el sexo anal. El ano, ricamente dotado de terminaciones nerviosas e interconectado con los principales músculos de la pelvis, es el vecino erógeno más cercano de los genitales y se contrae rítmicamente durante el orgasmo. Hace treinta y cinco años, Kinsey afirmó que la región anal tenía un significado erótico para alrededor de la mitad de la población. En una encuesta de 100.000 lectores de Playboy, el 47 por ciento de los hombres y el 61 por ciento de las mujeres admitieron haber intentado el coito anal.

Sin embargo, el tabú anal inhibe a la mayoría de las personas de pensar, hablar y aprender sobre el uso sexual del ano. A continuación se enumeran las diez cosas que la mayoría de los hombres y las mujeres todavía no conocen acerca del sexo anal.

1. El coito anal es la forma menos practicada de sexo anal

Hay muchas maneras de disfrutar el erotismo del ano. Las técnicas más comunes incluyen tocar la abertura anal durante la masturbación o estimular el ano de la pareja durante el coito o sexo oral. Las Diez Reglas del Sexo Anal, por Jack Morin es una traducción de Jordi Oller del Texto original: ten Rules of Anal Sex que escribió el Dr. Jack Morin. Este texto es, aún hoy, la referencia más genuina y fiable de todos cuantos podamos encontrar, así como Jack Morin el gran investigador, pionero y experto del sexo anal. Jack Morin murió en el año 2013. Doctor en San Francisco, terapeuta sexual e investigador, es el autor de Anal Pleasure and Health: A guide for Men and Women, y The Erotic Mind: Unlocking the Inner Sources of Passion and Fulfillment (Sin traducción al Español), sin duda obras maestras de referencia en la sexualidad.

Algunas personas disfrutan de la sensación de poner un dedo – el suyo o el de un amante – insinuado en su orificio anal y rotando suavemente. Otros prefieren la inserción de un dildo o vibrador más allá de la abertura anal y el corto canal anal hacia el recto más grande. Muchos hombres, incluyendo los heterosexuales, prefieren esta forma de penetración.

El oral-anal es conocido popularmente como beso negro. La idea misma disgusta a algunas personas. Otras disfrutan de realizar o permitir esta práctica tan especial.

CONOCE EL SEXOLOGICAL BODY WORK CALI 27-29 DE MARZO

2. La estimulación anal, incluyendo el coito, no es dolorosa si se hace correctamente

La creencia de que la estimulación anal, especialmente la penetración mediante el pene, tiene que doler es un mito persistente y peligroso. El dolor en cualquier parte del cuerpo indica que algo anda mal, y lo mismo sucede en la zona anal. Debido a su alta concentración de terminaciones nerviosas, el ano puede producir extrema agonía cuando es maltratado. Sin embargo, puede ser una fuente de gran placer.

Cuando se introduce un dedo, objeto o pene en el ano, los músculos anales sufren espasmos, como si estuvieran luchando contra una invasión. Habrá dolor si la pareja no espera a que estos músculos se relajen. Eventualmente, en situaciones de estrés pueden colapsar y desaparecer el dolor, a menos que se haya hecho ya más daño. Sin embargo, cualquier “placer” obtenido a partir de este tipo de actividad requerirá principalmente de la ausencia de molestias.

El máximo placer anal requiere la eliminación de todo dolor o trauma físico derivado de la experiencia anal. La autoprotección por parte de la pareja pasiva implica estar dispuesto a decir “no” hasta que él o ella esté listo para proceder. La predisposición es una combinación de relajación física, generalmente generada por muchas caricias en el ano sin prisas, y el deseo.

Ocasionalmente los músculos anales pueden estar relajados, pero la pareja receptora no estar todavía anímicamente preparada. La estimulación debe estar siempre en proporción al grado de receptividad.

CONOCE LOS TEMAS DE NUESTRO RETIRO CERTIFICACIÓN EN TERAPIAS TÁNTRICAS

3. El sexo anal puede ser disfrutado incluso si ha sido constantemente incómodo en el pasado

Suficiente deseo por sí solo no garantiza necesariamente un sexo anal placentero. Tampoco una experiencia anterior incómoda es siempre la razón de la falta de interés o deseo de sexo anal.

La tensión anal crónica es la causa más común de dolor durante las relaciones sexuales anales. Las hemorroides y el estreñimiento son generalmente un signo de esta condición. La tensión puede ser aliviada tocando el ano e irnos familiarizando con él. Un momento ideal para explorar la abertura anal es durante la ducha o el baño. La respiración profunda también afecta a los músculos anales. Tensando el ano y relajarlo es otra forma de aprender a relajarlo. Cualquier persona que disfrute de la masturbación podría querer experimentar con alguna forma de estimulación anal, aunque debería detenerse si se produce alguna molestia.

Para muchas personas el punto de inflexión en el sexo anal es cuando permiten a una pareja sexual masajear el ano con la seguridad de que no se intentará la penetración. Entonces el receptor de las caricias anales puede concentrarse únicamente en el placer que esta zona erógena es capaz de generar.

4. Dos anillos musculares llamados esfínteres rodean el orificio anal. Cada uno funciona de forma independiente

Si se inserta un dedo cerca de 2 cm en el ano y se presiona la punta del dedo contra el lado, se pueden sentir claramente los dos músculos esfínteres. Hay menos de un cm entre ellos. El esfínter externo está controlado por el sistema nervioso central – al igual que los músculos de la mano, por ejemplo. Se puede fácilmente tensar y relajar este esfínter siempre que se desee.

El esfínter interno es diferente. Este músculo es controlado por la parte involuntaria o autónoma del sistema nervioso, que regula funciones tales como latido del corazón y la respuesta al estrés.

El esfínter interno refleja y responde al miedo y la ansiedad durante el sexo anal. Esto causará que el ano se tense automáticamente aún si la parte receptora está tratando de relajarse. Por lo tanto, las precauciones acerca de la seguridad y la comodidad son esenciales aquí.

Incluso si una persona se siente cómoda durante el sexo anal, él o ella puede aprender el control voluntario sobre su esfínter interno con el fin de relajar a voluntad. Para hacerlo, requiere la inserción de un dedo con regularidad, tal vez en la ducha cada día, y sentir el esfínter interno. El músculo cambia de forma espontánea en respuesta a la conducta. En este caso, simplemente prestar atención es más importante que tratar de relajarse. Cualquier persona puede aprender gradualmente a controlar el esfínter interno a voluntad

OBTÉN TU PLANEADOR CO CREA 52 HAZ QUE LAS COSAS PASEN

5. La estimulación anal provee muchos tipos de placer

La mayor concentración de terminaciones nerviosas es alrededor de la propia abertura anal. Un dedo puede centrarse en ellas de forma muy eficaz. Cuando se inserta un objeto o pene más allá de la abertura anal, entrando en el recto, otros placeres están involucrados. La parte más exterior del recto, como la vagina, tiene varias terminaciones nerviosas. La parte más interna responde principalmente a la presión.

Algunas personas disfrutan de las sensaciones de presión y plenitud una vez entienden que estas sensaciones no suponen un movimiento intestinal inmediato. La presión rectal es especialmente importante para los entusiastas de “fisting,” una forma de sexo anal en el que varios dedos o incluso toda la mano y el antebrazo se inserta en el recto y en ocasiones en la parte inferior del colon.

En los hombres, la próstata – que está un poco más allá de la pared rectal, unas pocas pulgadas hacia la parte delantera del cuerpo – puede ser una fuente de placer cuando es masajeada por un dedo, un objeto o un pene. También, el extremo inferior del pene o “bulbo”, está cerca de la abertura de la abertura anal. Es estimulado indirectamente por la mayoría de prácticas de sexo anal.

El placer anal puede ser tanto psicológico como físico. El tabú anal le suma la emoción de lo prohibido. El mensaje anti-anal más común (¡es sucio!) le añade a veces una fuente de excitación lasciva y perversa. Entusiastas del rimming (oral-anal) pueden disfrutar de la sensación de que están siendo asquerosamente – y deliciosamente – pervertidos. Otras personas consideran el ano como un lugar secreto, especial. Compartirlo con un compañero sexual es un acto de apertura y entrega.

CONOCE LA HISTORIA DE LA COACH TANTRICA ZARAHY ROMAN

6. La estimulación anal puede llevar al orgasmo

Una minoría de hombres y mujeres puede responder orgásmicamente al sexo anal sin estimulación genital directa. Las mujeres probablemente lo hacen a través de contracciones de los músculos pélvicos – y una pequeña minoría mediante la pura excitación de ser penetradas por el ano. Cuando los hombres experimentan un orgasmo por estimulación anal, tienden a centrarse en la próstata. No hay duda de que también están respondiendo a la estimulación indirecta del bulbo del pene.

Los orgasmos producidos por estimulación anal son más probables cuando los participantes se encuentran completamente absorbidos por sus sensaciones y fantasías. Una forma casi segura para no tener este tipo de orgasmos es querer tenerlo. Buscar un orgasmo anal creará nuevas presiones e interrumpirá el placer.

Hay que recordar que la mayoría de personas requieren estimulación genital directa para llegar al orgasmo. Por otra parte, algunas personas tienen orgasmos solamente con estimulación anal.

CONOCE LOS BENEFICIOS DE EL MASAJE TAOÍSTA

7. La dieta contribuye al disfrute del sexo anal

Los movimientos regulares del intestino son la principal función del ano y el recto. Debe haber suficiente fibra en la dieta de una persona para hacer sus heces suaves, voluminosas y bien formadas. Esto permite una evacuación intestinal sin esfuerzo. Las evacuaciones forzadas irritan los tejidos anales, causando malestar y añadidas a las tensiones musculares. Las frutas frescas, verduras, granos integrales o salvado sin procesar son importantes fuentes de fibra.

EL TANTRA Y LOS 4 SECRETOS MILENARIOS PARA LA VIDA EN PAREJA

8. Diferentes normas de higiene aplicables a la vagina y el recto

Como el coito puede ser vaginal o rectal, muchas personas asumen que se aplican las mismas reglas para la penetración de la vagina y el recto. Aunque ambos están provistos con tejidos suaves con capacidad de expansión, son radicalmente diferentes.

El recto no es recto. Después del corto canal anal que conecta la abertura anal hasta el recto, este se inclina hacia la parte frontal del cuerpo. Unas pocas pulgadas hacia dentro, se curva – a veces tanto como 90 grados. Después de unas cuantas pulgadas más, se curva hacia la parte delantera del cuerpo una vez más. Se puede aprender sobre la forma del recto insertando suavemente un objeto blando, probando diferentes ángulos y posiciones del cuerpo, concentrándose en lo que se siente. Hay que asegurarse de que el objeto tiene una base ensanchada de modo que si se pierde el agarre, no se deslice en el recto y llegue a ser irrecuperable.

El recto no produce lubricación como la vagina, tan solo una pequeña cantidad de moco. Por lo tanto, la penetración rectal requiere siempre de un lubricante. Aditivos químicos deben ser evitados. Los lubricantes a base de agua son compatibles con el látex.

La función principal del recto es actuar como un conducto de paso para las heces. Sin embargo, las heces no se almacenan normalmente en el recto, excepto justo antes de una evacuación intestinal. Sin embargo, pequeñas cantidades pueden permanecer en el recto, especialmente si las heces no están bien formadas. La ducha anal antes de hacer el amor ayudará a las personas preocupadas especialmente con la limpieza a relajarse. Para otras, la idea de la suciedad aumenta el goce de lo prohibido; así que la ducha anal les será anti-erótica.

EL PODER DEL ENCUENTRO FEMENINO

9. El sexo anal no es necesariamente un acto de dominación y sumisión

El imaginario top-bottom asociado con el coito anal está muy extendido. Sin duda, la creencia de que el sexo anal tiene que doler contribuye a esta noción. Y, de hecho, algunas personas se excitan intensamente por fantasías top-bottom en el sexo anal. La idea de que están sometiendo a un acto tan degradante es una emoción tremenda. Sin embargo, lo real, sin fantasear, el dolor anal puede conducir a problemas.

Para otros, el disfrute del sexo anal es inhibido por el imaginario top-bottom. La idea de ceder el control, y tal vez someterse a la humillación, provoca tensión inmediata de protección a los músculos anales. Estos individuos son más propensos a relajarse y disfrutar si pueden aprender a considerar el sexo anal como placentero, más que como una expresión de poder.

CONOCE LA MAGIA DEL ORGASMO FEMENINO

10. El sexo anal puede ser perfectamente seguro, incluso beneficioso

El tabú contra el erotismo anal se perpetúa por la creencia casi universal entre los médicos que el sexo anal es inevitablemente peligroso. No hay lesiones físicas como resultado de la estimulación anal si ambas partes se niegan a tolerar el dolor, nunca utilizan la fuerza y evitan el uso de drogas.

Todos los otros riesgos se centran en las enfermedades de transmisión sexual. Cada una de las ETS comunes – gonorrea, sífilis, herpes – puede afectar al ano. Los parásitos intestinales, bacterias o insectos diminutos son transmitidos cuando la materia fecal encuentra su camino en la boca o la vagina de alguien, a menudo a través de beso negro.

El SIDA ha complicado el asunto. El virus VIH puede pasar desde el semen o la sangre de una persona infectada al torrente sanguíneo de un compañero sexual, a través de una pequeña rotura en el tejido rectal durante el coito anal.

Para evitar este riesgo, el coito anal y beso negro no debe ser practicado sin la seguridad de no contagiarse. Los que disfrutan de la penetración anal deben utilizar siempre un condón. El beso negro siempre se debe llevar a cabo mediante una barrera de látex. Por supuesto, en una relación monógama con dos personas sanas, se reduce el riesgo de enfermedades transmitidas vía anal.

Miles de hombres y mujeres con problemas médicos anales crónicos han mejorado su salud anal desafiando sus actitudes negativas. Este enfoque es indispensable para el pleno goce erótico del ano.


Category
Tags

2 Responses

  1. Zarahy, buenas noches, vi tu ponencia el dia de hoy en el Congreso de sexualidad pero ya no tuve tiempo de tomar nota. Me podrias indicar nuevamente los pasos a seguir para estimular por primera vez el ano en la ducha?

    • Hola Elizabeth espero que estés muy bien nena, si quieres ver de nuevo el congreso puedes acceder por medio de la versión premium escribeme a tantraencolombia@gmail.com o al whatsapp
      (+57) 312 713 4903 para enviarte instrucciones sobre cómo acceder al servicio premium

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
¿En qué te puedo apoyar?
Hola!
Quiero superar mis barreras sexuales y expandir mi placer.
Powered by