¿Deseas iniciar el camino del Tantra y la Sexualidad Consciente desde la

comodidad de tu Hogar?

Ahora es muy facil con nuestras MasterClass Tántricas 

Quiero vivir en un mundo donde chicos y hombres muestren su ternura y sensibilidad, su creatividad y bondad.

¿Te imaginas un mundo donde estos aspectos de la masculinidad sean honrados y celebrados?

Es un mundo donde ningún niño siente temor ni vergüenza, cualquiera que sea su manifestación de género o identidad sexual.

Donde chicos y hombres son acompañados en la curación de sus heridas crónicas. Donde hombres y mujeres, y aquellos que son ambos o ninguno, aprenden a honrar y cultivar el gozo de los penes flácidos y el mundo interior.

El estereotipo

En la construcción cultural del género, los hombres parecen tener más permiso para ser sexuales. Este “permiso” es en realidad una prescripción muy estrecha: ser sexual con mujeres jóvenes, ser sexual con penes duros, ser sexual en formas que afirman el poder y la autoridad de la masculinidad fálica.

¡Qué terrible es esto para niños y hombres! Al identificarse con la masculinidad fálica, deben ser insensibles, duros y cerrados. ¿Qué pasa entonces con el cuerpo real, que todavía siente, teme y quiere?

El sufrimiento

En mi práctica, veo hombres que sufren una gran vergüenza porque están experimentando una de las disfunciones sexuales más comunes: eyaculación precoz, disfunción eréctil y eyaculación inhibida.

O sienten vergüenza porque están sintonizados con el goce del erotismo anal y no tienen permiso para explorar esto en sus vidas.

Otros hombres sufren porque no quieren más de las conexiones estériles que han tenido con otros y se sienten desconectados del sexo. Algunos hombres se sienten extremadamente sexuales, pero no tienen lugar para expresarlo.

Si han sido circuncidados, pueden tener traumas y cicatrices que inhiben su intimidad. Algunos hombres se sienten compulsivos y adictos en sus prácticas de masturbación, otros se sienten inhibidos y desmotivados. Algunos hombres sienten vergüenza por la experiencia y el deseo homosexual.

Sienten vergüenza por el tamaño y función del pene. Pueden sentir vergüenza intensa, pena, miedo y deseos paradójicos cuando se enfrentan a una historia personal de violación anal. Hay tantas maneras en que los hombres son heridos sexualmente y, sin embargo, vivimos en una cultura en la que los hombres no tienen permiso para explorar, expresar y llorar cómo son heridos en torno al sexo.

El Masaje Erótico cómo terapia
Como facilitadores de Masaje Erótico, podemos ofrecer un regalo único a los hombres. Tocarles de maneras que sientan todo el cuerpo honrado, sin hacerles ninguna demanda. Como receptores de un masaje erótico, no necesitan un pene duro.

No necesitan interactuar de manera que afirmen la autoridad masculina y repudien el erotismo anal. Tocamos de maneras que celebran cada pene como bello en su configuración única. Podemos ofrecer la percepción incorporada de que el pene no es un falo, -no, o no solo- es un símbolo de poder y privilegio, sino una compilación sensible, vulnerable y suave de tejido, nervios, sangre y piel.

Invitamos a la contemplación silenciosa de la sensación sexual y celebramos expresiones salvajes de placer sexual.

Hay pocos hombres que no encuentren esta forma de interacción erótica sanando, afirmando y liberando.

Fuente: Caffyn Jeesse

Traducción de Jordi Oller

Category
Tags

No responses yet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat
Hola!
Deseo conocer el Tantra y la Sexualidad Somática